Slowpastry busca transmitir esa pasión

por la pastelería de alta calidad

cuyo fin es ser compartida y disfrutada en conciencia.

Slowpastry es sinónimo de trabajo bien hecho, de la selección de los mejores ingredientes y también del disfrute con mucha convivialidad y generosidad.

Se trata de la vuelta a productos de calidad, a sabores auténticos y a productos realizados con mucho cariño. Uso de huevos de gallinas camperas, mantequilla, harinas, y leche ecológicos, chocolates de cobertura de calidad…

NATURAL

ELEGANTE

COMPARTIR

Un dulce bien hecho, saboreado en su justa proporción y compartido con otras personas

alegra momentos de bajón,

reactiva nuestra mente creativa,

provoca sonrisas en reuniones,

dulcifica momentos de tensión,

construye puentes con personas lejanas…

¿Quién está detrás de Slowpastry?

Soy Florence, francesa de ultramar, de Martinica precisamente!

Me crié en una familia en la cual los momentos comida han sido religiosamente importantes: culto al buen genero heredado de mi padre, recorrido de los mercados para diseñar los platos , momentos siempre terminados por un buen postre casero, hecho en base a huevos camperos, vainilla, azúcar, lima..

La vida me llevó hasta Madrid hace unos 20 años y me dirigió hacia una carrera en Financiación de Infraestructuras de la que estoy muy orgullosa.
Hace un par de años, quise reconectar con la tradición de mi infancia y transmitir a mis hijos el gusto de los postres caseros.

Tope con un libro que quería mucho de pequeña, Diabolo Patissier, la historia de un gato cuyo sueño es ser Chef Pastelero . y también con cuadernos de recetas que escribía , que me llevaron a pensar que este amor a la pastelería bien hecha, pues quizá merecía la pena compartirlo con mas gente!

INSTAGRAM

@slowpastry